“La investigación con células madre podría sentar las bases para el descubrimiento de nuevos agentes terapéuticos que podrían curar o incluso prevenir algunas de las enfermedades humanas más debilitantes. Debemos decidir de forma colectiva si estas investigaciones están justificadas porque, al menos de momento, es necesario utilizar embriones en etapas muy tempranas del desarrollo para crear células madre para su uso en investigación. ¿Debemos cerrar la puerta a esta oportunidad única que podría revolucionar el tratamiento de diversas enfermedades, incluyendo el cáncer, o debemos abordar esta cuestión de forma consciente, utilizando directrices éticas apropiadas con normas claras que nos permitan avanzar? Los científicos no tienen todas las respuestas, pero sin más investigación, nunca sabremos qué avances médicos son posibles, ni cuáles podrían incluso hacer posible en el futuro la generación de células madre directamente a partir de células adultas, sin la utilización de embriones.”
Azim Surani (Cambridge, RU)

“Un día hablé con mi peluquera sobre mi trabajo con ranas transgénicas. Después de escucharme, me dijo ‘Qué vergüenza. No deberías hacer eso. Dios creó a la rana para que fuera tal y como es, y tú no deberías intentar cambiarla’. En el otro extremo, mucha gente cree que la investigación en clonación humana y con células madre puede hacer maravillas. No hay duda de que las células madre tienen un gran potencial terapéutico. Sin embargo, aún nos queda algún camino que recorrer antes de que entendamos completamente cómo funciona el genoma.”
Irina Stancheva (Edimburgo, RU)

El viejo dilema entre herencia y ambiente nos plantea la pregunta de hasta qué punto afectan al desarrollo y a los perfiles personales de individuos específicos la determinación genética frente a las señales recibidas del ambiente. Gracias a la investigación epigenética, ahora sabemos que existen mecanismos que van más allá del determinismo genético (no existe el “diseño inteligente”) y esto nos otorga la libertad de vivir como verdaderos seres individuales. El mejor ejemplo lo constituyen los gemelos genéticamente idénticos que pueden desarrollar diferentes perfiles de enfermedades y proyecciones de vida. Por tanto, ‘somos más que la suma de nuestros genes’, y es probable que la investigación epigenética tenga un impacto significativo en los valores culturales y éticos en nuestra sociedad ‘post-genómica’.”
Thomas Jenuwein (Viena, Austria)

“Uno nunca sabe a dónde conducirá la investigación básica. Einstein predijo que era posible fabricar una bomba atómica. No le gustaba, pero predijo que era posible y una vez que se dispuso de los conocimientos necesarios no pudo parar su fabricación. Creo que nuestro deber como científicos es mantener a la gente informada de lo que es posible y lo que no. Pero no estoy seguro de que sea nuestra la decisión definitiva sobre cómo utilizar el conocimiento,; sigue siendo una responsabilidad de la sociedad en su conjunto. El problema es que la política y la opinión pública siempre se encuentran unos 5 años a la zaga en estos asuntos. Formalmente, cada pieza de ADN extraño que insertamos en cualquier organismo, sea éste una bacteria o una mosca del vinagre, requiere un permiso.”
Bas van Steensel (Amsterdam, Países Bajos)