www.pasteur.fr

El desequilibrio en el número de copias de los genes localizados en el cromosoma X podría ser desastroso entre los sexos ya que los machos de mamífero tienen un único cromosoma X mientras que las hembras de mamífero tienen dos. Afortunadamente, la naturaleza ha encontrado una solución a este problema: la desactivación de todos los genes localizados en uno de los dos cromosomas X de las hembras, un proceso conocido como desactivación-X. El laboratorio de Phil estudia cómo son decididos, controlados e implementados los efectos epigenéticos tales como las modificaciones químicas de las proteínas histónicas y la metilación de ADN que aseguran que el cromosoma X sea silenciado.