www.csc.mrc.ac.uk

El laboratorio de investigación de Neil en Londres está lleno de científicas. Esto no resulta sorprendente dado su interés en los cromosomas sexuales de las hembras y en las causas de su desactivación. Todas las hembras humanas han silenciado la mitad de los cromosomas X que obtuvieron de su padre, y la mitad de los de su madre. Este patrón en mosaico es común a todos los mamíferos y la variación resultante va más allá de la contenida dentro de nuestro ADN solo. Neil ha ayudado a descubrir un gen llamado Xist (exist), que produce una molécula similar al ADN que se pega al cromosoma X, bloqueando físicamente la actividad génica.