www.babraham.ac.uk

Desde la oveja Dolly, muchos organismos han sido clonados. La clonación implica la transferencia de un núcleo de una célula adulta a un óvulo. Para que un embrión creado de esta forma se desarrolle en un organismo completamente formado, las marcas epigenéticas presentes en la célula adulta, tales como las modificaciones químicas del ADN y las proteínas histónicas, deben ser borradas y restablecidas. Wolf estudia este proceso, llamado reprogramación epigenética, y cree que la reprogramación ineficiente es la responsable de las altas tasas de mortalidad de los animales clonados durante las primeras etapas del desarrollo. Un mejor entendimiento de la epigenética nos ayudará a reprogramar a las células adultas para las terapias con células madre.